¿Quienes somos?

Iglesia Luz de Esperanza es ministerio hispano de Longmont Church of Christ. Nuestras creencias y doctrinas se basen 100% en la Biblia. Somos dedicados a seguir los pasos del Maestro Jesucristo. ¡Tenemos como nuestro propósito brillar la esperanza de Cristo en Longmont, Colorado, y en todo el mundo! Haz clíck para aprender más sobre nuestras actividades.

¿Donde se ubica Iglesia Luz de Esperanza?

Nos reunimos dentro del edificio de Longmont Church of Christ, 1351 Collyer St., Longmont, CO 80501

¿Cómo es el servicio de adoración?

El servicio empieza a la 1:00 PM, y se presenta en español. Es dirigido por los hermanos de la iglesia. Cada domingo, cantamos, oramos, compartimos la Cena del Señor, y estudiamos la biblia. Ofrecemos una clase especial para los niños durante el sermón.

¿Qué tipo de iglesia es?

Iglesia Luz de Esperanza busca simplemente ser cristianos y nada más. Tenemos raices como ministerio de alcance de Longmont Church of Christ. No pertenecemos a ninguna denominación, y somos independientes bajo la autoridad de nuestro grupo de ancianos y líderes, como se describe en el Nuevo Testamento. No llevamos el nombre de  pentecostales, católicos, bautistas, ni ninguna denominación. Simplemente somos Cristianos siguiendo la palabra del Señor.

Nuestro propósito

Nuestro propósito es glorificar a Dios y orientar otras personas hacia Él. Somos comprometidos a las enseñanzas de Cristo, tales como se encuentran en Su palabra escrita. 

Demostramos el amor de Dios por servir a otros.
Amamos a Dios y a nuestros vecinos (Mateo 22:37-40) 
Vivimos en adoración a Dios (Efesios 5:1-3, Juan 4:23-24)   
Compartimos la palabra de Dios en todas partes del mundo (Hechos 1:8)       
Deseamos aumentar nuestro conocimiento de la Biblia (2 Timoteo 3:16-17)       
Nos encanta servir a otros (Juan 13:4-17) 
Nos animamos y nos motivamos en la obra de Dios (Efesios 2:10, Hebreos 10:24, 2 Timoteo 3:16-17)
Entrenamos y desarollamos líderes (2 Timoteo 2:2)

Nuestra historia

En enero del año 1942, la primera reunión de Longmont Church of Christ ocurrió en la casa de uno de los miembros. En aquel año, la población de Longmont era 7500 personas. En noviembre 1945, los miembros compraron un edificio pequeño ubicado en 309 Collyer St., que costó $1200.00. En agosto 1959, construyeron un nuevo edificio en 1333 Collyer St. Durante los años 1970, la iglesia experimentó crecimiento tremendo y se construyó más salas para el uso de la escuela dominical. En el año 1996 renovaraon el edificio entero y construyeron el vestibulo actual. En 2020, se construirá un nuevo auditorio, de 400 asientos, y una nueva cocina.

La iglesia Luz de Esperanza (ministerio hispano de Longmont Church of Christ) inició en 2017, y continua creciendo con la ayuda del Señor.

Nuestras creencias

El propósito de las personas que se unen a la iglesia Luz de Esperanza es sencillo: queremos honrar a Dios con nuestra vidas dedicadas completamente a Él. Sea en el servicio de adoración, en la escuela, en nuestros trabajos diarios, o en la casa con la familia, queremos seguir las pisadas del Maestro Jesús. Aquí no se puede dar todos los destalles de nuestras creencias con gran detalle, pero hay unas creencias básicas que nos unen y mantienen juntos en la fe.

  • Somos una familia. Los miembros de nuestra congregación son de varios países: México, Perú, El Salvador, y otros. Somos un solo cuerpo, compuesto de individuos de una variedad de generaciones. Parejas, soleteros, jovenes, niños, y personas de la tercera edad se reunen en familia para levantar su voz en adoración a nuestro Señor Jesucristo. Nos enfocamos cada domingo en la Cena del Señor, durante la cual nos recordamos de la necesidad de conformarnos a la imagen de Cristo. Durante la semana, llevamos nuestra “religión” a cada rincon de nuestra vida. Los miembros hacen actos de servicio individuamente y en grupos, y nos dependemos el uno al otro para ayuda y apoyo. Tratamos de vivir de una manera santa y pura delante de Dios.
  • Creemos en un sólo Dios. Creemos en el Dios revelado por la Biblia. Creemos que Dios el Padre envió a su hijo Jesucristo para salvar la humanidad por vivir una vida sin pecado. Cristo murió en la cruz y se levantó de entre los muertos. Cristo nos envió su Espíritu Santo, quién se conoce también por el nombre “el Consolador” para guiarnos.
  • La Biblia es la palabra de Dios. Creemos que la Biblia es la palabra inspirada de Dios. Tenemos confianza de que Dios inspiró a los hombres quienes escribieron cada libro de la Biblia, desde Génesis hasta Apocalípsis. Cuando necesitemos guianza y dirección en la vida, cuando nos enfrente la tentación, y cuando necesitemos una fuente de esperanza, abrimos la Biblia y ahí encontramos lo que necesitamos. La Biblia es nuestro guía diaria. Estamos comprometidos con estudiar continuamente la palabra de Dios, la Biblia, para aprender entregarnos mejor a Dios.
  • El cuerpo de Cristo. Creemos que la iglesia se compone de la gente de Dios aquí en la tierra. Jesucristo es nuestra cabeza, y somos su cuerpo (Gálatas 5:23). No buscamos ser una denominación, sólo queremos ser el cuerpo de nuestro Salvador.
  • La Salvación. Según nuestro entendimiento de las escrituras, hay algunos elementos importantes que tiene que ver con la salvación. Cada elemento se base en las escrituras. Entendemos que la salvación es regalo de la gracia de Dios, y que no se puede ganar por obras. La gracia se maniefieste cuando uno participe emocionalmente y intelectualmente en el proceso siguiente. El Señor también dice que tenemos que creer en el poder y en la persona de Jesucristo (Juan 3:16). Es necesario que nos arrepentimos, que significa cambiar el estilo de vida que está contra Jesús (Hechos 2:37-38). Jesús nos ha pedido confesar a otras personas que pertenecemos a Él (Romanos 10:9-10). Dios, según el nuevo testamento, también requiere que nos sumergimos en el bautismo, para unirnos con Cristo (Romanos 6:3-11). En el bautismo, recibimos el perdon de los pecados y el don del Espíritu Santo (Hechos 2:38). En ests mismo instante nos unimos a la iglesia, que es el cuerpo de Cristo (Gálatas 3:26-27). Al cumplir estos pasos, el proceso de convertirse a Cristo no queda “completo” – de hecho, es el inicio de una vida nueva y maravillosa en Cristo Jesús.
  • Cristo viene. Esperamos el día final, cuando Jesús regresará al mundo y nos llevará al cielo para vivir con Él para siempre. Segú 2 Tesalonicenses 4, Jesús regresará en las nubes, y sus seguidores se levantarán para unirse con Él en el cielo para estar juntos para siempre.
  • La adoración Bíblica. La mayoría de la gente se dan cuenta de que nuestros servicios de adoración son distintos en dos aspectos: 1.) Nuestros cantos son al estilo “a capella” (sin instrumentos de música) y 2.) celebramos la Cena del Señor cada semana. No hacemos estas cosas solamente porque nos gusta hacerlo de esta manera. Nuestros estudios del Nuevo Testamento, tanto como la historia de la iglesia durante los últimos 2000 años, nos han brindado estas prácticas.