El hombre de Dios debe preparase para la guerra espiritual (2 Timoteo 3:17). En nuestros grupos de oración, estudios Biblicos, talleres y retiros, y eventos de hermandad, nos entrenamos para servir, hacer buenas obras, crecer en la fe, y luchar por nuestras familias, nuestra iglesia y nuestro Señor.